sábado, 4 de febrero de 2012

Pareja inquietante / disturbing couple

strange couple

Las esperas prolongadas ocasionan a veces estados de trance en los que lo cotidiano e inanimado se vuelve inquietante y adquiere vida propia. En esos momentos, si nadie nos interrumpe devolviéndonos al mundo terrenal, comenzamos a explorar extraños espejismos creados por la mente.

En uno de tales estados me sumí mientras esbozaba estas dos máquinas expendedoras en una sala de espera grande y vacía. Siendo el momento propicio para dibujar, comencé a trazar líneas sobre el cuaderno cuando de repente me puse a reflexionar sobre esas dos figuras que, inmóviles, permanecían una junto a otra, pero cuyas miradas nunca se tocan, más bien miran en la misma dirección. Como en el poema de Gibrán.

A partir de ahí, vistas las similitudes, era lógico comenzar a ser más consciente de las diferencias. la fría tecnología comienza a mostrar cualidades casi humanas... ¿Quién lleva la voz cantante? ¿Son una pareja bien avenida? Comienzo a sentir algo de antipatía por el personaje menor. Aunque de apariencia anodina y hermética, me desagrada la manera en que arrincona a su acompañante de superior estatura, quizás celoso de la mayor locuacidad de éste. (¿No es eso lo que transmite su interior cristalino?) Empiezo a ser consciente de que tal vez exista un drama latente en la escena que contemplo.

Justo entonces un tropel de niños rompe la ensoñación. Al menos el dibujo está terminado.
(Dedicado a Carlos Sarrate, cuya entrada en su blog  me ha inspirado para escribir estas líneas)


Long waits sometimes cause trance states in which the everyday and inanimate becomes disturbing and alive. At such times, if no one stops us back to the underworld, we begin to explore strange mirages created by the mind.

In one of these states I fell while drawing these two machines in a large and empty waiting room. Being the ideal time for sketching, I began to draw lines on the notebook when I suddenly began to think about the two figures that motionless, stood side by side, but whose eyes are never touched, rather looked in the same direction. As in Gibran's poem.

From there on, given the similarities between them, it was logical to start being more aware of the differences. The cold technology began to show almost human qualities ... Who calls the shots? Do they hold a good relationship? I began to feel some antipathy for the smaller figure. Although apparently innocuous, I started to dislike the way in which he  squeezes his taller companion against the wall, perhaps jealous of the more talkative of him. (Is not that what it seems from his glassed inside?) I am becoming aware that there may be a latent drama in the scene I see.


Just then a group of children breaks the reverie. At least the drawing is finished.
(Dedicated to Carlos Sarrate, whose blog's post has inspired me to write this)

28 comentarios:

  1. Pues entrando en ese estado que indicas, Luis, yo te diría que ambos me transmiten la complicidad que les aporta el haber asumido su rol y su destino...
    Algo así como: "Si tu estás aquí, yo siempre estaré contigo..."
    Ya fue dicho: "....sino del color del cristal con que se mira" :)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, amiga AnAis. ¡Me ha encantado tu visión del asunto! Curioso cómo dos aburridas maquinotas nos transmiten sentimientos diversos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Buenísimo! Parece un cuento de Millás

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias, Inma. Fíjate lo que hace el aburrimiento... ;)

      Eliminar
  3. Fantástico dibujo Luis y te felicito no por ello, sino porque has sido capaz de inventarte una historia, que hace pensar en esa relación entre esos dos objetos, que siendo horribles, consigues darles vida e incluso llegar a coger antipatía por el objeto pequeño y simpatía por el grande.
    Te felicito. Eres genial! Como casi siempre.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Joshemari. Por tu visita y por el comentario. Ya se lo decía a Inma, lo que hace el aburrimiento... Un rato con la mirada en un lugar y empiezan a surgir pensamientos extraños.

      Eliminar
  4. Hola Luis
    Ha coincidido que estaba preparando mi entrada con la publicación de la tuya... El dibujo está formidable como siempre pero creo que lo más relevante es que no sólo has captado la idea del dios de las cosas insignificantes sino que le has dado un golpe de timón hacia una dirección propia. En este caso el texto conduce el dibujo en la nueva dirección que consiste en mirar la extraña pareja de manera personificada. A partir de ahí se abre un universo de significados, un mirar debajo de la alfombra de la utilidad de las cosas cotidianas. Lo que aparece a la mirada aquí cuando el utensilio se despoja de su función, sin embargo, no es la silenciosa presencia de los seres sino la hostilidad latente de una inquietante pareja humana. Interpretar "qué pareja" sería la inquietante cuestión... que queda aquí fuera de lugar. En otro terreno, el ingenio andaluz saca partido a esas sintonías entre lo humano y lo material cotidiano para hacer chistes y historias jocosas, del tipo "¿sabes qué le dijo una máquina expendedora a la otra?" etc.
    Creo que muestras el talento doble, el del dibujo y el del texto, y que ambos se complementan bien en un blog ...o en una exposición (¿lo has pensado?). Afortunadamente, el dibujo se aguanta solo incluso sin texto, y esto lo hace valioso y sin duda abrirá muchas puertas a los seguidores de tu blog... entre los que me cuento.
    Saludos cordiales y gracias por la dedicatoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Carlos. Tengo que agradecerte no solamente tu extenso y jugoso comentario sino también el haber propiciado esta entrada, que se me fue ocurriendo a partir de tus palabras sobre "el dios de las cosas insignificantes" y el posterior debate sobre la belleza de lo cotidiano. Después la historia fue tomando vida propia...
      Gracias especialmente por tu último párrafo lleno de sugerencias interesantes.
      Saludos desde el sur.

      Eliminar
  5. ¡Qué bueno, Luis!!! tu dibujo, lo que nos cuentas...
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juan. Qué alegría recibir tu visita. Me alegra mucho que te haya gustado, gracias por el comentario y un saludo.

      Eliminar
  6. Interesting work, Luis! I also often give life to inanimated objects in my imagination, but I have never tried to put this into a sketch! Your result is impressive... Two machines have become two characters portrayed with subtle understanding of their personalities...
    Have a nice Sunday!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cara Lucia, please try! I have always admired your skills as storyteller as much as a sketcher, guiding us through the streets of Florence... I'm sure the result would be wonderful!

      Eliminar
  7. Luis, escribes como dibujas, igual de bien.Y Sera. tu musa del aburrimiento, porque a mi la mía. ni de lejos me trae esos pensmientos, y menos reflejarlos en palabras. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Tomás. Un buen rato mirando a ambos cacharros han desembocado en estas líneas...
      Saludos desde el otro lado del charco.

      Eliminar
  8. Pienso como Tomás, escribes como dibujas o dibujas como escribes o dibujas como eres!!!!!
    Y tiene razón Inma, digno de novela de Millas, a quien por cierto no leo hace mucho y me han entrado las ganas.
    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eskerrik asko, Josu! Cómo se notan los buenos amigos a la hora de opinar... Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  9. A lovely sketch and a very interesting narrative! It would fit well into a SF blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello, Balaji,
      I really appreciate your kind and keen comments on my job.
      Thank you very much!

      Eliminar
  10. Qué grande eres Luis, cada día tengo más claro que los cuadernos con texto son... más (de un modo u otro).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Miguel; cada vez estoy más de acuerdo en eso contigo, y sobre textos y cuadernos tú nos das clases magistrales a los demás día a día...

      Eliminar
  11. Si, sí, pero no te calles lo más importante: ¿qué te transmitió la máquina pequeña cuando introdujiste la moneda? ¿Era tacaña y no te dio nada, o espléndida y te dio más de lo que esperabas? ¿Te dio lo justo?
    Seguramente salió un corazoncito de chapa, especialmente creado para los que dan vida a lo que no la tiene.
    Saludos, Luis.

    ResponderEliminar
  12. ¡A mí también me parece que el personaje menor parece un gruñón! Muy buen dibujo, pero lo que más me gusta es la historia. Mejor dicho, la combinación dibujo-historia: historia ilustrada. Además, es un ramificación muy interesante con respecto a la línea de tu blog, porque sueles dibujar más edificios y paisajes, ¿no? ¡Ojalá hay más así!

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué bueno! Me ha recordado a Millás.Dar vida a los objetos nos libera de nuestras pasiones, miedos, envidias, celos...
    Muy interesante el enfoque.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. ¡Gracias a todos por vuestras aportaciones! Parece mentira lo que está dando de sí un ratito de tedio dibujado, ¿verdad?

    Chagua: después de leer tu comentario, creo que he juzgado injustamente a esa máquina de café. La miro y me doy cuenta de que sólo está bostezando.

    Gracia: la verdad es que tengo toneladas de dibujos no arquitectónicos, pero no suelo colgarlos. Quizá debería hacerlo... con historia incluida, a ser posible.

    Mercedes: buena observación... que no se entere mi psicoanalista ;)
    Gracias por tu comentario y visita.

    ResponderEliminar