domingo, 4 de septiembre de 2011

Málaga roofscape

Málaga roofscape

Una de las imágenes que más transmiten acerca de una ciudad es la vista a ras de los tejados, desde una azotea situada dentro de ella. Aunque la visión no sea tan amplia como en una panorámica desde una colina cercana, o tan completa como desde la altura de una torre elevada sobre las cubiertas, desde esa cercanía que da el percibir los olores y sonidos de la calle la experiencia del dibujo se hace mucho más intensa. Además, la observación de unos volúmenes muy cercanos, en los que se percibe perfectamente el detalle, contrastando con otros más alejados en los que la decoración queda más difuminada, refuerza la percepción del espacio y la profundidad.

Por eso, si venís alguna vez a Málaga en verano, no desaprovechéis la oportunidad de subir a la azotea del Hotel Larios y disfrutar del atardecer. Desde allí, a la altura de las cornisas de calle Larios, la vista es bellísima: sobre la línea de los tejados, con sus homogéneos tonos cerámicos, emergen en buena armonía los prismas algo mayores de edificaciones más modernas, cuajadas de antenas y chimeneas; al fondo, el monte Gibralfaro coronado por el castillo del mismo nombre; y en el centro la catedral, como reina indiscutible del paisaje.


One of the images that convey more about a city is the roofscape seen from a rooftop located within it. Although this vision is not as wide as a panoramic from a nearby hill could be, or as complete as from the height of a tower high above the buildings, from this proximity that is given by the perception of smells and sounds of the street, the experience of drawing becomes much more intense. In addition, the observation  of some volumes that are very close, which can be seen perfectly in every detail, in contrast to more distant ones where the decoration is more faded, reinforces the perception of space and depth.
So if you come once to Malaga in the summer, do not waste the opportunity to climb to the roof of Hotel Larios and enjoy the sunset. From there up to the cornices of Larios street, the view is beautiful: the line of the roofs, with its homogeneous ceramic tones, from where more modern buildings' prisms 
emerge in harmony, somewhat higher and packed with antennas and chimneys; in the background, Mount Gibralfaro, crowned by the castle of the same name; and the cathedral in the middle, as undisputed queen of the landscape.

7 comentarios:

  1. La vista es bellísima y tu dibujo es magistral.

    ResponderEliminar
  2. Hola,Luis.Me quedo ensimismado viendo tus dibujos de rincones de nuestra ciudad.No conozco el Hotel Larios,pero espero subir el mes que viene a esa azotea.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Inma, Beni: el lugar es altamente recomendable. Sin embargo, sólo abre durante los meses de verano (lo cual es una pena porque las tardes otoñales y primaverales deben de ser deliciosas allí arriba).

    ResponderEliminar
  4. Ostras, qué bonito, Luis!!!
    Impresionantes vistas y espectacular dibujo.
    Y dices que solo abre en verano?? Pues vaya....
    En cualquier caso tenemos a nuestro "urbansketcher-malagueño" particular para que no nos perdamos las vistas, cosa que se agradece ;-)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. ¡Gracias, Anais! Pues sí, sólo en verano y sólo desde las 19:00. Una pena... Si vienes por aquí es lugar de visita obligada. ¡Un abrazo!

    Gracias a ti también, Omar... ¡tú sí que conoces el sitio!

    Hello Vernelle! So pleased to see you have visited my blog. Thank you!

    ResponderEliminar